Hablando de cámaras…

PANA EVA 1 01

A estas alturas creo que no es ningún secreto que somos fans de Panasonic. La historia viene de lejos, de cuando salieron las primeras Varicam para competir con la ‘deslumbrante’ (es broma, claro) F-900 de Sony. Desde aquel entonces, y ya en un sector menos ‘pro’, asistimos a la aparición de la mítica DVX100A.que, junto a la Canon XL1, revolucionó la producción de video, creando el concepto ‘low cost’… (Aunque tampoco es que fueran tan baratas, para la época).

Más tarde, llegó Panasonic con la tecnología P2 y salió la HVX200, una cámara híbrida (Si, permitía trabajar con cinta MiniDV y con las fantásticas -aunque carísimas- tarjetas P2)… Cámaras y tecnología por las que entonces nosotros apostamos y que, hoy ya obsoletas, aunque en perfectas condiciones de uso, todavía conservamos (lo cual indica la robustez de aquellos equipos… y la rapidez con que la tecnología avanza). La llegada de aire fresco con las RED al reino de Sony y, sobre todo, las Black Magic en el sector ‘low cost’, dieron un vuelco al casi monopolio que tenían los gigantes japoneses… Pero, aún ahora, seguimos fieles a la bella Panasonic.

Después de varios escarceos con Sony, Canon y JVC, no encontramos cámaras que nos enamoren más que las Pana… -si exceptuamos las BM- por innovación tecnológíca, por su adecuación a las diferentes necesidades de producción y sobre todo, sobre todo, por su ‘especial’ tratamiento del espacio de color.

Dado que nuestro terreno es, básicamente, el documental, siempre hemos buscado cámaras que fueran versátiles, ligeras, de rápido uso (‘run & gun’) y de precio asequible. Hace ya unos tres años que adquirimos las Panasonic DVX200 4K y, francamente, estamos super-contentos con su rendimiento. Después de haber trabajado con la Sony FS7 (el doble de precio) y con las Canon C300, aún pensamos que la Pana, aunque no permita cambio de lentes, es una cámara extraordinaria por el servicio y las prestaciones que otorga. Con el zoom Leica de alta calidad incorporado y añadiendo un grabador externo (Odyssey o Átomos) que le saque todo su potencial al sensor (4:2:2, 10 bits), obtendremos unos ProRes HQ de una solidez que pueden casi competir con los proporcionados por una ARRI Amira, por ejemplo, aunque evidentemente, la curva V-Log L se quede un poquito ‘escasa’.

Creo que el peor error de Panasonic con esa cámara fue el lanzamiento tan cutre que hizo, con unos vídeos de pobrísima calidad que parecían pensados para ‘prosumers’ de tercera, (algunos de los cuales ‘devolvían’ la cámara a la tienda pensando que funcionaba mal porque “de repente se les apagaba”)…
Nosotros las seguimos usando, y aún nos siguen sorprendiendo sus prestaciones, su autofoco y su rendimiento general en cualquier escenario (aunque también es verdad que en la carcasa hay más plástico del deseable y que si la hubieran hecho algo más robusta y con una curva V-Log completa, se hubiera comido a la misma FS7).

La última gran propuesta de Panasonic en el sector medio ha sido, como todos saben, la EVA-1… Bueno, una cámara que se pone en los 7.000 € y que, por ése precio, francamente, decepciona un poco. Si, tiene un magnífico sensor S-35 de última generación con ISO dual, etc etc… Y, sí. La hemos probado: Muy manejable y ligera, con un diseño compacto y ergonómico con una empuñadura estupenda, también ideal como cámara ‘B’ cuando rodemos con Varicam y para montar en gimbals, con montura EF, el sensor mencionado arriba, una curva V-Log completa (y maravillosa)… que proporciona un metraje espectacular, en la línea de sus hermanas mayores Varicam… Pero sin visor y con un asco de pantalla LCD que realmente NO sirve para nada en exteriores (y en interiores para casi nada)… Con un menú de gestión bastante básico y aún algo de plasticazo en la carcasa… Aunque por sensor y curva Log, -¿Sabéis que la curva V-Log de Panasonic es prácticamente igual a la curva Log C de la ARRI Alexa?)- La EVA-1 bate a las Canon C200 y Sony FS5 (y tal vez hasta la FS7)… pero el no incorporar un visor, o hacer una mejor pantalla LCD, han sido errores de bulto.

Tal vez para mitigar el disgusto, Panasonic ha sacado al mercado dos joyas que compiten muy duro en el sector de las DSLR, aunque sean con sensores MFT y ‘sin espejo’. Estas ‘joyas’ son la GH5 (versión mejorada de la revolucionaria GH4) primero y la GH5-S (más pensada para video que para foto) después. Ambas con unas prestaciones simplemente estratosféricas, dos verdaderos caballos ganadores. Llevamos ya ocho meses con ellas y entendemos por qué muchos incondicionales de Canon y Sony se están pasando a las GH.

Le informamos que esta web utiliza cookies, puede ver nuestra política de privacidad y cookies.. Si continua navegando acepta las mismas.