Islandia, un plató de hielo y fuego

IMG-20180906-WA0029

Durante el pasado mes de Septiembre, un pequeño equipo de CONTRALUZ AUDIOVISUAL (La productora y realizadora Lidia López, el operador de cámara y piloto de drones Toni Gil y yo mismo) nos desplazamos a Islandia durante dos semanas para realizar algunas pruebas de rodaje documental de naturaleza con equipos ligeros (llevamos dos Panasonic, una GH5 y una GH5-S, dotadas de ópticas LEICA dedicadas, un disco grabador ATOMOS Shogun, dos drones MAVIC PRO y los accesorios de rodaje básicos como matte-box, parasoles, juegos de fltros ND y polarizadores, un pequeño slider, trípodes, etc.

La idea era recorrer las localizaciones naturales más espectaculares de la isla y concretar un metraje de referencia para posibles futuros trabajos. Finalmente recorrimos en esas dos semanas en torno a los 2.500 Km y, a pesar de una climatología muy desfavorable, ya que el frio la lluvia y el viento hicieron el rodaje imposible en algunos momentos y muy incómodo en la mayoría, rodamos todos los días menos dos y podemos decir que la experiencia en conjunto, ha sido muy positiva, tanto a nivel personal como profesional.

Nos costó habituarnos a la climatología, ya que desde el primer día nos movímos entre los 10º – 11º de temperatura máxima y los 2º – 3º de mínima y con vientos fuertes y lluvia que aumentaban la sensación de frio. Todo esto no es que sea especialmente duro, pero viniendo del verano en España, la verdad es que notamos el cambio, por decirlo con suavidad…

A pesar de las inclemencias, el equipo de cámaras funcionó perfectamente, ni siquiera observamos un excesivo consumo de baterías a causa del frío, y eso que en algunos momentos hicimos ‘time lapse’ a temperaturas cercanas a los 0º y con las cámaras trabajando durante más de una hora sin que tuviéramos el más mínimo problema. La lluvia tampoco afectó a las GH, que parecen perfectamente diseñadas para este tipo de trabajos.

La temática que nos atraía eran las auroras boreales, una experiencia difícil de describir con palabras -ni siquiera con fotos- y también, obviamente, los glaciares y las áreas volcánicas que hacen que esta isla sea tan especial, y ya conocida en todo el mundo a través de tantos y tantos rodajes que van desde el “Prometeus” de Ridley Scott, hasta la archiconocida ‘Juego de Tronos’. Pronto colgaremos en la Red, algunos de los vídeos realizados.

Resumiendo: una experiencia intensa en un entorno natural altamente recomendable… pero si decidís ir a visitar este plató de ‘hielo y fuego’, no vayáis ni en julio ni en agosto porque no encontraréis alojamiento… y tener por cierto que son imprescindibles una buena ropa de abrigo y un vehículo 4×4 y, sobre todo, NO tener prisa…

Le informamos que esta web utiliza cookies, puede ver nuestra política de privacidad y cookies.. Si continua navegando acepta las mismas.